jueves, 15 de abril de 2010

A Hernesto
Un golpe de ataúd en tierra es algo
perfectamente serio.

Antonio Machado


Hay algo en los domingos,
en su carmín reseco y sus gaviotas
varadas,
en las guirnaldas ya sin brillo,
un áspero cansancio.

Hay algo en apurar sin esperanza
las canas de su atardecer,
en el dejarse un cuerpo masacrado en el sofá.

Hay algo en los domingos,
como una muerte cotidiana,
como una voz que se percibe con la piel,
cantando pérdidas.
Luego los meses y los años,
la vida,
la Historia, llena de domingos.

Hay algo en las camisas,
en los paseos.
Hay algo en su paisaje de comercios rotos.

Hay un atisbo de terror mirando la semana,
un triste azul de cuerpos pronunciados y perdidos.
Antes la muerte que otro lunes,
los labios que eran piedra se desgranan
en playas de silencio.

Hay una cruz en los domingos
y un clavo para cada cuerpo.

2 comentarios:

Hache dijo...

¡Coño!

(No tengo más palabras, porque temo que el inmenso agradecimiento suene a lugares comunes)

Mañana te llamo y hablamos de todo un poco...

Y, de nuevo, mil gracias...

Rosalía R. dijo...

:)