viernes, 21 de mayo de 2010

¿Nací con hambre dentro de las venas?
Por qué los versos de otros,
el sexo de los otros,
nuestros asesinatos, nuestros muertos -quién los paga-

¿El hambre quema continentes
por la pupila del hambriento?

¿Me van a descontar las democracias abolidas,
la soga de las hipotecas
o los millones de personas sin empleo
y las que vienen sin oficio
de mi bendito Happy Meal?

¿Me extienden cheques de miseria digerible por estar callado,
cabeza gacha, manos limpias de sus vísceras?

Por qué me corto con los filos del deseo
en el único de los mundos que me resulta imposible.

2 comentarios:

Hache dijo...

Me gusta. Tiene fuerza, tiene ritmo. Tiene identidad. Y las tres cosas son muy muy de agradecer con la que está cayendo ahí fuera.

Y sin embargo...

Hay algo en tu forma de puntuar que siempre me ha dejado loco. A veces para bien, a veces para loco. En este caso, creo que la puntuación, la estructura (no llega a ser la sintaxis) me ha impedido llegar al fondo del poema. No sé si es eso o no, pero no me ha quedado muy claro lo que quieres decir con el poema.

Conclusión: Chomsky al paredón.

Anónimo dijo...

Exacto, todo son interrogativas, y las de por qué son indirectas, las dos... curioso, no ha sido premeditado.

Aitor