jueves, 14 de octubre de 2010

¿A qué escribir,
gastar un tiempo que pudiese malgastar
entre mujeres que no valen lo que tú,
en vasos que parecen realidad?

Por qué decir cada miseria del deseo,
que ser valiente sólo vale si se muere,
o que el amor poco me importa si hay un cuerpo.

¿A qué traer los muertos a la cama,
a qué alzar la voz contra la usura,
a qué los labios que una vez besaron la mirada?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Se lo debes a esa mujer, a esos labios...sería egoísta no escribir pudiendo hacerlo como tú.

Hache dijo...

Voy a comprarme un sombrero para quitármelo cada vez que te vea.